Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


1. Invalidación

Las primeras lecciones son sobre encontrarse e integrarse a sí mismo. Uno de los factores que es causa de la fragmentación de su identidad -quien usted piensa y siente que es- es la invalidación, que sucede cuando usted se siente mal por los comentarios o acciones hechos por otros.

Al actuar conforme a la voluntad de otra persona y reprimir sus propios deseos, usted ha identificado una parte de sí mismo con la otra persona, y le ha permitido entrar en su mente como su amo. Usted se ha fragmentado. Una de las principales maneras en que esto se produce es a través de la invalidación, o “hacerlo sentir mal”. Si alguien dice que su esfuerzo no era "lo suficientemente bueno” o que “no debería de haber hecho eso”, entonces empieza a dudar de sí mismo y se pregunta, "¿qué pasa conmigo?". Cuando otra persona lo evalúa injustamente, o no entiende lo que le dice o lo que piensa, naturalmente le inquieta. Significa que no lo han entendido y en consecuencia reduce su entusiasmo. Usted puede aceptar esa falsa evaluación, quizá a causa de la autoridad o el dominio que le significa la otra persona. Si ignora sus propios sentimientos y cree que el otro tiene la razón, usted quedará sometido a su voluntad, no a la propia. Una parte de usted se ha identificado con la otra persona y esa parte (la responsable de sus elecciones) queda como un fragmento de lo que en realidad es usted.

Esto ocurre con frecuencia en los niños cuando asumen las características de sus padres. También es frecuente en las relaciones en las que intenta ajustarse para coincidir con las expectativas de los demás. Y, por supuesto, también sucede en el trabajo. Cuando nuestros objetivos son reprimidos por otro -por mejores que sean sus intenciones-, está destruyendo una parte de su vida. Las evaluaciones negativas (críticas personales, opiniones), especialmente en momentos de estrés, pueden causar malestar extremo.

La mayoría de nosotros nos preguntamos por qué las poblaciones en el mundo que parecen tener el mayor crecimiento y riqueza material, están sufriendo el yugo de la desesperación y la depresión. Una de las mayores causas de invalidación. Como seres humanos tenemos que ser independientes e interdependientes. Tenemos que lograr un sentido de amor y de contribución. Si falta eso, nos sentimos tristes, derrotados, sin esperanza.

En su artículo “La invalidación puede ser la forma más perjudicial de abuso emocional”, Steve Hein describe la invalidación de la siguiente manera:

“La invalidación es rechazar, ignorar, burlarse, juzgar, controlar o denigrar los sentimientos de alguien. Se trata de un intento por controlar cómo se siente y por cuánto tiempo lo siente. La constante invalidación puede ser una de las principales razones por las que una persona con alta inteligencia emocional innata sufre de necesidades emocionales insatisfechas en el transcurso de su vida. Un niño que es sensible, al invalidarlo reiterativamente, se confunde y comienza a desconfiar del uso saludable de sus propias emociones. La relación entre sus pensamientos y sus sentimientos se distorsiona. Los procesos emocionales que funcionaron como una defensa cuando era un niño, ahora como adulto funcionan en su contra”.
La invalidación mata la confianza, la creatividad, la individualidad ...y si no encontramos una manera de rehabilitar la autonomía de nuestra vida individual y colectiva para conectarnos con nuestra humanidad, todo lo que hayamos construido se erosionará lentamente hasta quedar en un puño de arena.

La solución que buscamos en nuestras vidas, en nuestro trabajo y en nuestro mundo, no está fuera de nosotros, sino dentro de nosotros. Todos tenemos el poder de superar la invalidación al encender el poder de nuestro corazón y tocar nuestra mente, para infundirnos vida a nosotros y a los otros, con validación y alegría.

Práctica: Cómo manejar invalidaciones
Hay muchas y diversas formas en las que puede haber sido denigrado por otros al haberles cedido poder. Usted necesita volver a evaluar lo que ha sucedido y preguntarse:

  1. ¿Qué decisiones hice? Considere lo siguiente:

    • ¿Qué decidí en relación a mi?
    • ¿Qué es lo que decidí sobre otra persona o personas?
    • ¿Qué elegí pensar?
    • ¿Cómo me elegí sentir? ¿Qué emoción escogí?
    • ¿Qué decidí hacer?
    • ¿Cómo afectan mis elecciones mi comportamiento en el futuro?

  2. ¿Qué otras elecciones podría haber tomado y cuál sería el efecto de cada una de esas elecciones?

  3. ¿Qué aprendizaje positivo puedo obtener de esa experiencia?
El aprendizaje positivo es básicamente cualquier idea de la que se haya percatado después de darse cuenta que usted ha elegido una dirección, y que puede analizar la elección si así lo desea.

Usted siempre tiene opciones. Si un asaltante lo amenaza con un arma, usted tiene la opción de no darle su billetera. Este puede haberle disparado, o puede haber desistido y salir huyendo. Pero usted tiene la elección. Es probable que haya optado por darle su cartera, que seguramente sería lo más prudente. Pero nunca debe hacer nada en contra de su voluntad. Usted siempre puede elegir.

La que sigue es una lista de formas en las que puede haber sido invalidado en el pasado o le puede estar ocurriendo a usted ahora. Para cada pregunta que se relacione con su experiencia, siga el procedimiento anterior y vea lo que puede aprender de ella. Considere qué parte de usted puede reintegrarse.

  • ¿Alguien le dijo que no tiene derecho a opinar?
  • ¿Alguien le criticó injustamente?
  • ¿Alguien hizo una generalización injusta en relación a usted?
  • ¿Alguien se burló de usted?
  • ¿Alguien lo hace sentir insignificante?
  • ¿Alguien le dijo que no debería estar ahí?
  • ¿Alguien le dijo que debería irse?
  • ¿Alguien le dijo que no se puede ir?
  • ¿Alguien lo obliga a seguir sus reglas?
  • ¿Alguien lo engañó después de establecer un acuerdo?
  • ¿Alguien lo ha juzgado?
  • ¿Alguien lo obligó a hacer algo que no le gustó?
  • ¿Alguien decide las cosas por usted?
  • ¿Alguien le ha quitado su capacidad de elegir?
  • ¿Alguien lo ignoró o se quedó con su trabajo?
A modo de ejemplo. Tal vez mi esposa me dice que soy un mal amante. Por supuesto me siento invalidado, denigrado y molesto. Y tal vez acepto lo que dice, que en efecto soy un mal amante y que ya no quiere hacer el amor conmigo. He optado por aceptar que es cierto lo que ha dicho. Sin embargo, al reconsiderarlo, me doy cuenta que son simples palabras, y que tal vez hay otras razones para haberme dicho eso. En realidad, el verdadero problema es de falta de comunicación entre nosotros. Ahora me doy cuenta que las invalidaciones pueden ocurrir cuando lo que se dice no es realmente lo que se quiere decir (después de todo, muchas veces ella me dijo que soy un gran amante), pero encuentro que se ha expresado como un síntoma de un malestar más importante. Así que me dispongo a reparar ese disgusto estableciendo una comunicación abierta y honesta. Para mi, eso es aprendizaje positivo.