Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


10. Dejar ir

El trabajo que hacemos aquí es para el desarrollo personal, en lugar de psicoterapia. Estamos partiendo de un estado del ser en el que la mayor parte del tiempo está razonablemente feliz y estable, en busca de mejorar nuestra vida para recuperar nuestro punto de vista en libertad y no ser objetos del condicionamiento cultural. También para liberarnos de las ideas fijas que hemos creado para nosotros mismos, incluyendo aquellas inconscientes. Vamos a pasar a las cuestiones espirituales, y a comprender cómo vamos a imaginar y crear nuestra experiencia de vida.

Nosotros recuperamos nuestra plena conciencia espiritual a través del aprendizaje de las lecciones que nos ofrece la vida cotidiana. Puede haber experiencias o problemas en nuestra vida en las que nos es imposible pensar sin sentir rabia o derramar lágrimas, temas difíciles de enfrentar que impiden severamente aquello que queremos hacer en la vida. ¿Qué podemos hacer para mejorar, para aprender de esas experiencias y empezar de nuevo a trabajar hacia nuestros objetivos de manera más efectiva?

Hemos revisado los patrones de pensamiento - sentimiento - comportamiento, que son reestimulados cuando reciben el mismo estímulo, es decir, al repetirse las circunstancias. ¿Cómo podemos deshacernos de esos patrones de modo que cuando surja el mismo estímulo no nos ocurra nada?

Ser conscientes cuando ocurre una reestimulación, es un paso importante de toma de conciencia y la mitad de camino en la resolución del problema. Existen otros dos pasos para liberar la emoción que resulta, aceptar y dejar ir. Para ello, debe darse cuenta que la sensación dolorosa es una energía que usted está creando, que puede experimentar con aceptación en vez de con resistencia, y que puede seguirla creando o no. El segundo paso consiste en encontrar qué interpretación está causando que usted tenga esa emoción dolorosa (el dolor es realmente la resistencia). ¿Qué se dice a sí mismo en el momento de la reestimulación? ¿Qué cinta se reproduce en su cabeza (o puede ser una imagen con sentimientos integrados)? ¿Es la interpretación / creencia realmente cierta, o es una exageración, una generalización excesiva, una innecesaria visión negativa o intolerante? ¿Corresponde más bien a la visión de otra persona que usted ha integrado o con la que se ha identificado, que en realidad no es de su propiedad?

Por lo tanto, es un proceso de dejar ir la sensación y el pensamiento que la precede. Ser consciente de esto y no sólo reaccionar en piloto automático, es un primer paso fundamental. Liberar la emoción y detectar la falsedad son los pasos segundo y tercero; que son realmente un proceso de des-identificación. De tal modo que el patrón de comportamiento ya no tenga raíces con las cuales permanecer en su lugar.

El proceso de liberación propuesto le ayuda a volver a experimentar la emoción dolorosa, hasta el punto en que se dé cuenta de que es usted quien realmente crea la emoción basado en la interpretación de los acontecimientos, y que usted no es la emoción, es decir, "crea la sensación de estar enojado" en lugar de "estar enojado". Al aceptar la emoción, de modo que usted pueda tenerla o no tenerla y seguir contento, usted está listo para dejarla ir.

Para que la liberación sea permanente, también es necesario identificar el pensamiento irracional subyacente, suposición, decisión o intención que la origina, y cómo es que ha conducido sus emociones. Ahora que la emoción se ha desalojado, ya no será su punto de vista dominante de esa situación, y esos pensamientos serán expuestos. Después de haberla examinado, queda claro que le es posible cambiar de opinión sobre esto y ver las cosas de manera diferente, por lo que ya no será necesario que se sienta molesto en circunstancias similares. Ahora es libre de comportarse de manera más alineada con los objetivos de su vida.

Técnica de Liberación
Esta es la forma más saludable de manejar la sensación que nos está consumiendo. Todos hemos tenido la experiencia de estar en medio de una explosión emocional y de repente comenzar a reírnos de nosotros mismos al darnos cuenta de lo inapropiado, inútil y tonto de nuestro comportamiento. En otras palabras, tomamos conciencia.

Primer paso: Localizar. Primero piense en un área conflictiva en su vida. Algo apremiante que le preocupa. Puede ser la relación con un ser querido, un padre o hijo; podría ser su trabajo, la salud, temores, o alguien más. Tal vez la situación en que se encuentra o que está pasando en el mundo. O puede ser simplemente la sensación que está experimentando ahora.

Segundo paso: Identifique su sentimiento. Determine su sentimiento en relación al área de conflicto o a la sensación actual. ¿Qué palabra le viene a la mente? ¿Es exactamente así cómo se siente? Si no, defínalo con más claridad.

Tercer Paso: Enfoque. ¿Qué es lo que realmente siente? Póngase en contacto con ello ahora. Manténgase abierto, observe las sensaciones físicas que provoca el sentimiento y enfóquese en ellas.

Cuarto Paso: Sienta su sentimiento. Créelo deliberadamente. Aloje su sensación en todo su cuerpo y mente. Si el sentimiento es una sensación de pena, puede romper en lágrimas; si es de rabia, usted puede sentir que la sangre le comienza a hervir. Eso es bueno; ahora es el momento de sentir el sentimiento.

Quinto Paso: Individualice. Tome conciencia de la diferencia entre el sí mismo -USTED- y lo que el sí mismo SIENTE. Cuando el sentimiento es plenamente aceptado y experimentado, en algún momento tendrá una clara sensación de que su sentimiento no es usted; así, le será posible liberarse del sentimiento.

Si siente que no es posible dejar que el sentimiento se vaya, siéntalo un poco más. Tarde o temprano llegará a un punto en el que podrá responderse: "Sí, yo podría dejar ir este sentimiento".

Sexto paso: Aprenda la lección. El aspecto más importante de este procedimiento es aprender de las lecciones de la vida. A menos que reconozca lo que debe aprender de sus emociones negativas, no las liberará permanente, ya que tenderán a regenerarse de nuevo hasta que la lección se haya aprendido de una vez por todas. Después de todo, la naturaleza de las emociones fuertes es que traen mensaje: le permiten saber que hay algo que usted tiene que aprender.

Séptimo Paso: Libérese. ¿Cuándo va a dejar ir este sentimiento? Tarde o temprano será capaz de responder: "Estoy dispuesto a dejar que este sentimiento se vaya ahora". Así que deje ir el sentimiento, simplemente libérese, si es que aún no lo ha hecho espontáneamente. Se siente bien dejarlo ir. Toda la energía que se ha mantenido en el cuerpo se libera. Se produce un descenso repentino de la tensión física y nerviosa. Usted se sentirá más relajado, tranquilo, centrado, animado.

Octavo Paso: Compruebe. ¿Todavía le queda algo del sentimiento? Si es así, siga el procedimiento de nuevo. A menudo, la liberación es como un pozo, se libera una parte y vuelve a llenarse un poco. Algunas de nuestras emociones acumulada son tan profundas que requieren varias liberaciones.

Cuando usted esté familiarizado con la técnica, puede reducir su práctica a unos cuantos simples pasos: "¿Puedo dejar que esto vaya? ¿Estoy dispuesto? ¿Cuándo?" Utilice este procedimiento siempre que identifique un sentimiento incómodo, incluso cuando el sentimiento se está empezando a crear por primera vez.

Una vez que haya aprendido a liberarse, encontrará que suele bastar con ser consciente de un sentimiento para desencadenar una natural y espontánea liberación, lo que resulta en una significativa reducción de la tensión en la mente y el cuerpo que le dotará de mayor plenitud en la vida cotidiana.