Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


12. Autoestima

La autoestima es una manera de ser, pensar, sentir y actuar, que implica que usted acepta, confía y cree en sí mismo. Cuando se acepta a sí mismo, usted puede vivir cómodamente con sus fortalezas y debilidades, sin criticarse de forma excesiva. Cuando se respeta a sí mismo, usted reconoce su dignidad y valía como ser humano único. Se trata bien, de la misma manera que trataría a alguien a quien le tiene respeto. Confiar en sí mismo significa que sus deseos, creencias, comportamientos y sentimientos, son lo suficientemente coherentes para darle un sentido interno de continuidad y coherencia, a pesar de los cambios y desafíos de sus circunstancias. Creer en sí mismo significa que usted merece tener éxito y -basado en la competencia demostrada y sus recursos actuales- tiene confianza en que puede satisfacer sus necesidades personales, aspiraciones y objetivos más profundos.

Una verdad fundamental acerca de la autoestima es que tiene que venir desde dentro. Cuando la autoestima es baja, la deficiencia crea una sensación de vacío que se puede tratar de compensar atrapando -a menudo de forma compulsiva- a algo o alguien que le proporciona un sentido temporal de satisfacción y realización. Cuando se hace de forma desesperada, repetitiva o automática, usted tiene una adicción. Con frecuencia, este apego es un sustituto a las relaciones humanas saludables. También puede producir una sensación de control o poder sobre una aparente confianza y fuerza interior más duraderas.

¿Cómo influye la autoestima?
Cuando tenemos alta autoestima, nos sentimos bien con nosotros mismos. Nos sentimos en control de nuestra vida; somos flexibles y emprendedores; capaces de tomar decisiones para darle dirección; disfrutamos los retos que nos plantea y tenemos disposición de enfrentarlos con confianza. Nos sentimos poderosos, creativos y seguros de que podemos “hacer que las cosas sucedan”.

Podemos realizar nuestro potencial mediante la integración de todas nuestras habilidades de forma equilibrada y armoniosa. En cada experiencia involucramos todo nuestro ser e integramos todas nuestras facultades. Este enfoque "holístico" describe como existimos de forma simultánea en lo espiritual, mental, emocional y físico; aspectos que participan en cada una de nuestras experiencias. Por ejemplo, al reunirse con una persona, usted hace uso de la experiencia espiritual de su conciencia interior, la conexión con la fuerza vital que es usted y sus recursos creativos. La energía mental participa con la comprensión, empatía, percepción y comunicación. La energía emocional se expresa con sentimientos relacionados con lo que está sucediendo. La energía física le permite participar activamente.

Como todos sabemos, la experiencia subjetiva puede ser buena o mala. Una buena experiencia se produce cuando uno ha sido creativo -las energías espiritual, mental, emocional y física se han expresado de forma equilibrada- y aumenta la autoestima. Se siente a gusto y es capaz de "hacer que las cosas sucedan". Expresa su elección y crea la experiencia; así que se siente en control de su destino. ¡Se siente bien!

Una mala experiencia, en la que uno ha sufrido de alguna manera, tiende a reducir la autoestima. Si usted siente que no tienen otra opción, si se siente "pisoteado" o como una víctima, se siente incómodo y fuera de control en su vida. Las cosas "le pasan" a usted (o no). Así que se siente mal.

Al responder a circunstancias particulares, podemos hacerlo desde un estado de conciencia creativa o desde un estado de conciencia de víctima. Si opera desde un estado de conciencia creativa, usted se está valorando por lo que es en este momento, y no sólo por lo que hace o ha hecho. Su sentido de valía no depende de que tenga un empleo de alto nivel, posesiones caras o ser listo. La autoestima no tiene nada que ver con el estatus del trabajo, el IQ o nunca equivocarse. En otras palabras, usted no vale menos si hay algo que no puede hacer o si las cosas van mal. Esta idea de autoestima intrínseca, es la fortaleza en la que se fundamenta la verdadera autoestima. Demostrar competencia y recibir elogios mejora la autoestima, pero eso debe estar basado en un fundamento profundo, donde la incompetencia y la crítica no afectan la valía intrínseca.

Este punto de vista del mundo es uno que permite la experiencia creativa de elegir. Somos libres de iniciar el cambio y así poder disfrutar de una acción; basados en un estilo de vida en el que somos capaces de comunicar claramente nuestras necesidades. Dicho comportamiento refuerza nuestra autoestima.

Sin un sentido intrínseco de valía, usted tiene una visión del mundo limitada, que le ofrece poca o ninguna elección. Esto crea un estilo de vida reactivo en el que siempre está buscando aprobación en los demás antes de que pueda actuar. Este estilo de vida basado en el miedo, se traduce en comunicación confusa y, en consecuencia, sentimientos de resentimiento, ira y culpa. Por lo que la falta de autoestima de la víctima se ve reforzada.

Mejorar su Autoestima
Tal vez usted sabe cómo "mirar adentro", se siente relajado y con recursos, pero no sabe cómo llevar esa experiencia a la realidad material. En otras palabras, usted puede conectar con su ser interior, pero no puede actuar con tanta facilidad a este respecto; puede estar inspirado, pero no ve cómo ponerlo en la práctica.

Tal vez puede actuar de una manera bastante espontánea, pero siente que no hay algo más en su vida que lo que aparece ante sus ojos. En este caso, tiene dificultades para conectarse con sus verdaderos objetivos y aspiraciones.

Usted puede ser emocionalmente muy consciente y sensible a los sentimientos de otras personas. Si es así, usted está en contacto con sus sentimientos, pero ¿ese regalo le sirve? ¿Puede poner sus emociones en perspectiva de modo que usted sea capaz de pensar con claridad y actuar en consecuencia?

Tal vez es muy bueno en la comprensión de las ideas y el pensamiento racional, pero sus pensamientos permanecen en su cabeza y no es capaz de actuar en relación a ellos. O tal vez le resulta difícil expresar sus sentimientos con claridad sobre estas cuestiones.

El equilibrio adecuado de contacto consigo mismo, pensamiento, sentimiento y acción, es la clave para una vida creativa y con plena conciencia.