Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


18. Transformar los problemas en retos

Lo característico de los individuos exitosos no es si tienen problemas o no, sino ¡si tienen los mismos problemas del año pasado! En otras palabras, ¿entienden los problemas y los solucionan, o sólo se preocupan y se desgastan sin hacer nada?

Todos tenemos problemas. Cuando tenemos una meta, también tenemos obstáculos que impiden la consecución de ese objetivo. De otro modo sería demasiado fácil y no habría diversión. El objetivo bloqueado por una barrera es un problema. Superar la barrera y lograr el objetivo es el juego de la vida. A esto también se llama solucionar problemas. Sin problemas como retos, ¡la vida de hecho sería aburrida! Los problemas son la esencia de la vida. Las dificultades surgen cuando usted es el efecto de un problema: cuando un problema lo tiene a usted, no cuando usted tiene un problema; entonces experimenta estrés y preocupación.

Cuando un problema lo tiene a usted, no se da cuenta que lo está creando. Usted no sabe que usted, y sólo usted, tiene que hacer algo sobre el problema; es decir, si quiere resolverlo. Usted está esperando que ocurra algo o que alguien más resuelva el problema en su lugar; o que se esfume. Usted no ve con claridad, enfrentando la realidad; ver la verdad y, por tanto, ser capaz de resolver el problema. Esto no es divertido, y también se le llama no asumir la responsabilidad y ser el efecto.

Cuando usted tiene un problema, usted sabe que lo creó, ya que quería algo -tiene un objetivo- y sabe que siempre hay barreras para alcanzar un objetivo. Así que tiene un objetivo opuesto a una barrera, ¡un problema! Así que ya sabe que tiene que hacer algo sobre el problema para superar la barrera y avanzar hacia la meta. Y tiene que hacerlo (nadie más puede). ¡Y lo está haciendo! Usted es la solución al problema. ¡Y es divertido! Esto también se conoce como asumir la responsabilidad y ser la causa.

Siempre hay problemas en la vida. La cuestión es ¿va a tener problemas o los problemas lo van a tener usted? Es mejor dejar que los problemas se transformen en desafíos; un juego que puede disfrutar.

En primer lugar, necesita identificar los problemas en su vida, y hay muchos de ellos ¡inevitablemente! La siguiente técnica le ayudará a identificar algunos problemas de los cuales puede que ni siquiera sea consciente; tal vez porque está acostumbrado a ellos ...

Práctica

Hágase las siguientes preguntas:

  1. "¿Qué hace en su vida que usted quiere hacer?"
  2. "¿Qué no hace en su vida que usted quiere hacer?" En otras palabras, ¿qué desearía estar haciendo y, sin embargo, no está haciendo?
  3. "¿Qué hace en su vida que no quiere hacer?"
  4. "¿Qué no hace en su vida que de hecho no quiere hacer?"
La pregunta 4 identifica las cosas que una persona realmente no quiere hacer y, por tanto, no son parte de su vida. Por ejemplo, no quiere trabajar para alguien más; de esta manera limita sus opciones.

Hágase estas preguntas hasta que se haya quedado sin respuestas.

Ahora mire el resultado. Las respuestas que escribió para las preguntas 2 y 3 son las áreas problemáticas de su vida. La pregunta 4 también puede representar un problema sin resolver. Con estos datos -esperando que haya mayor claridad sobre su situación- será capaz de actuar sobre el verdadero origen subyacente en los problemas.

Nota: Si la falta de energía es un problema, dese cuenta que puede estimular la aptitud mental trabajando una buena forma física; el ejercicio le da más energía, no se la quita. Asimismo, usted puede hablar de agotamiento; la mayoría de la gente está tan cansada como lo está su mente.

Si tiene problemas prácticos, tome medidas para resolver el problema en lugar de preocuparse y quejarse de las cosas. La mayoría de los problemas tienen soluciones sencillas; se puede perder peso comiendo menos, puede dejar de fumar con sólo parar. Bastante simple pero no fácil de hacer, de lo contrario ya lo habría hecho.

Para resolver la inacción, usted necesita ver la intención en contra que lo está deteniendo. Me gusta comer y me gusta fumar, sí, pero ¿por qué? Normalmente el por qué, son las necesidades insatisfechas de las que la compulsión se ha convertido en sustituto. ¿Qué es lo que no se enfrenta aquí? Puede buscar el verdadero problema subyacente y resolverlo primero. Trate de obtener mayor claridad sobre el tema para identificar las distorsiones de su pensamiento que han estado haciendo que el problema parezca más una barrera de lo que realmente es.

Entonces, lo que se requiere es esfuerzo intencional cotidiano, enfocado hacia un objetivo que usted realmente siente que vale la pena. Obsérvese a usted mismo en el proceso, y cuando se distraiga, regrese de nuevo a la tarea. Reenfoque y empiece de nuevo.

Cuando se trabaja hacia una meta, algo que desea alcanzar, contribuye en gran medida hacer dos cosas:

En primer lugar, tener en su mente un panorama muy claro de a donde va, y cómo será cuando llegue ahí. Siéntalo con todos sus sentidos, como si ya lo hubiera logrado.

En segundo lugar, mida su progreso, no por lo lejos que todavía tiene que ir para alcanzar el objetivo, sino por considerar hasta qué punto ya ha llegado. Dese cuenta de lo importante que son sus primeros pasos. Siga haciendo esto y llegará a conseguirlo.