Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


19. Tiempos difíciles

Cuando suceden acontecimientos dolorosos en la vida, como perder un empleo, la ruptura de una relación, enfermedad, o cuando fallamos en una tarea importante, esto es naturalmente angustiante. Al igual que el dolor que sentimos cuando nos caemos al suelo, es una realidad de la vida que tenemos que aceptar y, a continuación, levantarnos y continuar, siendo un poco más sabios.

Debido al dolor, podemos caer en la tentación de evadir la realidad de la vida a través de la resistencia y la negación. Pasa algo malo y miramos hacia otro lado. Pretendemos que no tenemos un problema cuando lo tenemos; "No es mi problema que las cifras de ventas se hayan derrumbado", "No me molesta que sea de izquierdas, pero que bueno que me la quité de encima". Pero el problema no se va solo, y tampoco nuestros sentimientos reprimidos, que se acumulan y se pudren dentro, causando ansiedad, tensión, depresión, y una serie de problemas relacionados con el estrés. La energía emocional que crean estos sentimientos reprimidos eventualmente lo conduce a actuar con comportamientos que no le gustan o no entiende, y que no puede controlar.

Otra forma de evadir la realidad es a través de la exageración. Esto es cuando usted hace que la situación parezca peor de lo que es para justificar su resistencia. Siempre que ocurre algo ligeramente desagradable empieza a imaginar todas las formas en las que puede ir mal, como si fueran reales y ya estuvieran sucediendo. Así que, por supuesto, usted no puede enfrentarlo y "explota" o pierde sus cabales para aliviar la presión de las emociones acumuladas. Esto puede sentirse bien porque pone el sentimiento en acción, pero no cambia la realidad de la situación que todavía no se enfrenta.

Una tercera forma de sobrellevar los sentimientos es tratar de evadir la cuestión por completo al entretenernos con distracciones: platicando, viendo televisión, comiendo, fumando, bebiendo, consumiendo drogas, con relaciones sexuales, etc. Pero, a pesar de nuestro intento por escapar de ello, el verdadero problema y nuestros sentimientos al respecto siguen todavía ahí, y seguimos pagando la cuenta en forma de estrés.

Pero hay otra opción para manejar un sentimiento; puede centrarse en él, experimentarlo y, a continuación, dejarlo ir; liberarlo; descargarlo; tal como lo describimos en la lección 10. La liberación requiere de aceptación; la aceptación se produce cuando ya no hay resistencia; hemos dejado de ver las cosas en términos de blanco y negro; ya no juzgamos y entramos en contacto con nuestra capacidad de amar incondicionalmente, incluyendo el amor a nosotros mismos.

Siempre que experimenta algún tipo de malestar está resistiendo el hecho con alguna persona, situación, o las cosas tal como son. Puede que lo esté haciendo inconscientemente y de forma automática, pero, no obstante, todo el sufrimientos, las molestias, el dolor, viene de no permitir que sea lo que es. Si pudiera dejar de resistirse a lo que es, la vida fluiría con facilidad y estaría feliz, sin molestias, sean cuales sean las circunstancias externas.

Esto no significa que usted no pueda tomar medidas a fin de que las cosas cambien. Simplemente significa que cuando enfrenta algo de la forma en la que es y no lo puede cambiar, no sufre por ello en consecuencia.

Haga lo posible por crear lo que quiere, pero no se aferre a los resultados, de esa manera su nivel de bienestar puede seguir siendo el mismo, independientemente de los resultados. Su felicidad viene de dentro, no por lo que ocurre o no ocurre a su alrededor.

Cuando usted desea cambiar o ayudarle a otros a cambiar, necesita reunir información, las partes importantes del problema, los síntomas con los que se siente incómodo. Ese es el estado real.

También habrá un estado deseado; un resultado que es el objetivo del cambio. Habrá los recursos que ayuden a lograr el resultado, y también los efectos secundarios por llegar a él, de uno y de los demás. Por supuesto habrá obstáculos y dificultades. Pero si se trata de un problema preocupante y no sólo de un reto interesante, también habrá razones subyacentes que lo creen como un problema; ¿qué hace que la persona mantenga el problema y por qué? ¿Qué se tiene que enfrentar? Estas causas inevitablemente tienen que ver con la resistencia, negación o exageración de una realidad, y la represión de las emociones que la acompañan.

El elemento de conflicto es intrínseco a los problemas. El truco para resolverlo es identificar el elemento contrario a la propia intención y reconocer que uno contribuye causalmente a la situación, de lo contrario no habría intención versus intención en contra, ¡un problema! La "solución" al problema es simplemente darnos cuenta de la estructura misma del problema. Para aceptarla y ya no resistirnos a la realidad verdadera de la situación. Para reconocer la negación o exageración que ha estado sucediendo, y el apego emocional a un resultado. La carga emocional de la confusión del problema disminuirá y se podrán tomar las acciones apropiadas.

La cantidad que sufre una persona en su vida está directamente relacionada con lo mucho que se resiste al hecho de que "las cosas sean como son", porque no son como "deberían ser". Y el apego a que las cosas sean diferentes, en vez de verlas como necesidades que pueden "mejorarse" para corresponder a su preferencia. Esto significa que cuando "lo que es" no es lo que usted quiere, no sufre más por ello (enojarse, ponerse triste, tener miedo, estar ansioso, y así sucesivamente), y por tanto, su felicidad y paz no serán controladas por fuerzas fuera de su control. Entonces usted tiene la claridad necesaria para mejorar realmente la situación.

Práctica
Según transcurra su día, note cuando siente resistencia o siente que lo que está sucediendo no es aceptable para usted. Luego cambie su punto de vista: "Preferiría que fuera diferente, pero puedo aceptarlo como punto de partida; la realidad está bien". Vea lo que aprende de sí mismo, y si realmente le permite ser más feliz y más eficaz.