Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


27. Descubrir quién es usted

Sin duda, algunas veces se ha sentido inspirado a actuar; para hacer o decir algo. Hay una extraordinaria ráfaga de energía y claridad que acompaña este impulso. Se siente entusiasmado, le gustaría empezar de inmediato y todo le parece posible. Pero poner en práctica su visión puede ser un proceso serio. El espíritu encuentra la resistencia de la materialidad y la visión se desvanece. Es posible que regresemos a los habituales pensamientos limitantes y patrones de comportamiento, y que la nueva perspectiva se oscurezca. Pero si podemos mantener la conexión espiritual e integrarla en la mental, emocional y aspectos de comportamiento de nuestro ser, podremos "hacer que las cosas sucedan" y experimentar nuestro potencial creativo.

Según llegamos a conocer y confiar en nuestra conciencia interior intuitiva, se produce una claridad de pensamiento que ilumina las zonas donde hemos creado bloqueos; arroja luz sobre los patrones de pensamiento y comportamiento que ahora se consideran inadecuados. Se vuelve más fácil tomar decisiones y actuar espontáneamente.

Por otro lado, si perdemos contacto con la fuente creativa que es nuestro ser interior, nos identificamos con los pensamientos, emociones y patrones de comportamiento negativos. No podemos verlos como lo que son porque somos ellos. Así que, en el otro extremo del espectro, vemos personas conscientes con baja autoestima, refugiándose, ya sea en actividades frenéticas o en el abandono. Imagínese en las siguientes situaciones:

Se encuentra en una fiesta y no conoce a nadie excepto al anfitrión. Usted ha devuelto un artículo de ropa que se descosió a lo largo de la costura, pero la tienda le dice que no tiene una política "de devoluciones". Su médico evade responder sus preguntas con claridad.

En cada caso, ¿qué haría? ¿Cómo se sentiría? ¿Qué pensaría (subyacente a sus emociones)? Y, ¿cuál sería su verdadero deseo en esa situación?

Cuando nuestros verdaderos deseos informan a nuestro pensamiento y sentimientos, estamos siendo fieles a nosotros mismos, y eso aumenta la autoestima. Cuando nuestros verdaderos deseos están sumergidos por el pensamiento distorsionado y las emociones dolorosas, el comportamiento resultante está en conflicto y nuestra autoestima disminuye.

Para conocerse a sí mismo
Concédase un momento, cada día, para satisfacer solamente sus propias necesidades y su disfrute personal. Esto puede incluir hacer este curso usted solo, o pueden ser actividades con otras personas, pero es para usted. La voluntad de cuidarse a sí mismo desempeña una parte vital en el desarrollo de su "existencia". A medida que empieza a ver sus propias necesidades y deja de jugar a ser la víctima de las demandas de otras personas, usted será tratado con más respeto porque habrá ganado amor propio.

Usted está "yendo dentro de sí mismo", y esto requiere una ruptura de su identificación con los vínculos mundanos; que van más allá de sus pensamientos, sentimientos y deseos. Encontrará que la mente no cesa de hablar, y tratar de detenerla no funciona; usted tiene que convertirse en un observador separado de ella, entonces empieza a desaparecer. A lo que se resiste, persiste.

Cuando realmente estamos siendo nosotros mismos, sin la barrera del parloteo mental y las emociones negativas, es más fácil hacer la conexión directa entre usted, el ser espiritual y el mundo que lo rodea. Esta es una experiencia estética... de la verdad. ¿Alguna vez ha quedado absorto en un proyecto, una imagen, una pieza musical, un paisaje? La mente se concentra y queda quieta, y usted se siente "uno".

Un cambio en la conciencia -un despertar- puede ser activado por cosas tales como un sueño, una memoria, un olor sugestivo, enamorarse, tener miedo. Sólo se requiere que nuestras defensas estén bajas (lo que significa que no estamos manteniendo ideas preconcebidas), a fin de que podamos experimentar algo más intenso, como por primera vez, en un nuevo momento. ¿Puede usted recordar una experiencia de este tipo de conexión, y su sensación?

Para experimentar conexión en lugar de separación, tenemos que romper todos los apegos con nuestros pensamientos y deseos, y así aprender a suspender nuestra crítica. Es posible conectar y experimentar el ser espiritual en cualquier momento, sea lo que sea que estemos haciendo. En la técnica de Gurdjieff de "auto recordar", adoptamos el papel de testigo según transcurre nuestra vida cotidiana. El testigo observa todo lo que hace, pero no es evaluativo; no juzga sus acciones (recuerde, usted no es sus acciones). Por ejemplo, usted puede comer un pastel de chocolate y luego molestarse por haberlo comido. El testigo verá: "Comió un pastel y está molesto consigo mismo por haberlo hecho". El testigo es desapasionado y no le importa lo que usted hace, piensa y siente, sino que simplemente toma nota de ello.

Por supuesto, igual que parar de pensar, esto es más fácil decirlo que hacerlo. Usted puede estar conduciendo por la calle y el testigo toma nota; se siente contento y lo anota; alguien se atraviesa frente a usted y ocasiona que meta los frenos. Usted olvida ser testigo e inmediatamente se identifica con sus emociones de ira o frustración. ¡Mucho más tarde recuerda que estaba tratando de ser testigo! Pero con la práctica, encuentra que es posible "despertar" en medio de un drama y observar una parte de sí mismo enganchada por una emoción; entonces, a ese grado, habrá aprendido que usted no es sus emociones, ha diferenciado su ser verdadero, el ser espiritual que tiene valía intrínseca, y no puede ser juzgado de la manera que lo pueden ser las emociones y comportamientos inadecuados o autodestructivos. Y como deja de juzgarse, se da cuenta que lo mismo aplica a los demás, así que también puede dejar de juzgarlos.

Notará que a medida que dramatiza diferentes pensamientos, emociones y conductas, es como si usted fueran diferentes personas al mismo tiempo, pequeñas personalidades que van y vienen según el caso, pero generalmente reactivas de acuerdo a patrones de comportamiento.

¿Cuántos "yos" hay dentro de usted? Muchos. Hoy, para la hora del almuerzo, puede haber estado serio, molesto, lujurioso, cansado, olvidadizo, y habrá tenido muchas intenciones y propósitos fugaces hacia los demás, o ideas acerca de lo que quiere o no quiere. Es posible que haya actuado como una persona que admira y no como alguien con quien no quiere ser relacionado. Y muchas, muchas otras formas de ser. Cada "sub-personalidad" consume todo mientras dura, y algunas de estas sub-personalidades pueden desempeñar un papel importante en su composición. Incluso quien cree que es, puede ser en realidad una sub-personalidad y no la verdadera esencia de usted.

Gurdjieff señala que a veces un "yo" hace algo por lo que todos los demás "yos" deben pagar, tal vez por el resto de su vida. Nuestros "yos" son numerosos, todos efímeros, y son evaluativos y juiciosos; con un montón de pensamientos y creencias irracionales, intenciones dañinas y emociones dolorosas integradas. Cada uno realmente es una solución a problemas pasados que se mantiene y se reproduce en el presente. Romper esta secuencia incesante de identificaciones con la técnica de auto recordar, es darnos algo de libertad interior.

Cuanto más se utiliza esta técnica, más poderosa se vuelve. Cada "yo", es el reflejo de un vínculo con un deseo, sentimiento o pensamiento; estos son nuestros vínculos con el mundo material. Al asumir el papel de testigo, podemos objetivar estos "yos" y así romper nuestra identificación con ellos.

Cuando experimentamos nuestra espiritualidad, reconocemos nuestro lugar verdadero en el mundo y sabemos que tenemos nuestro propio papel vital que desempeñar. Este sentimiento de pertenencia, verdaderamente crea un sentido de dignidad que mejora nuestra autoestima.