Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


28. Cuerpo, Mente y Espíritu

Para crear nuestra realidad -para hacer que las cosas sucedan en nuestra experiencia del mundo- operamos en todos los niveles de nuestro ser: espiritual, mental, emocional y físico. Hacemos esto el 100% del tiempo, seamos o no conscientes de ello. Es posible mejorar nuestra experiencia de vida al volvernos más conscientes de nuestro proceso creativo.

En la cultura occidental vemos nuestras vidas principalmente como una manifestación física; vamos a trabajar, producimos cosas, se le paga, sobrevive, tratamos de mantener nuestros cuerpos sanos, buscamos un socio, formamos una familia. Hablar de "crear nuestra realidad" desde un punto de vista espiritual, parece estar fuera de contacto con la realidad, tal vez incluso un poco loco. Pero si me sigue -ya que voy a tratar de explicarle- verá que todo tiene sentido. La naturaleza espiritual tiene una gran influencia en nuestra experiencia de la vida cotidiana; nuestra voluntad creativa. Nosotros manifestamos esa "voluntad" de acuerdo a las creencias que tenemos, los sentimientos que se derivan de esas creencias y nuestras acciones.

Podemos empezar a vivir conscientemente, manifestando lo que queremos aquí y ahora, al poner en marcha nuestros planes y sueños en el mundo real.

El primer paso es llegar a tener claro qué es lo que usted desea crear, para decidir lo que quiere.

El segundo paso consiste en visualizar, involucrando la emoción; que esto está pasando; hasta llegar a un punto en el que sabe que ya ha sucedido y viene en camino hacia usted.

El tercer paso es estar abierto a ser guiado, basado en saber que usted está conectado espiritualmente y es parte de ello. Espere a ser guiado espiritualmente antes de actuar. Si usted actúa antes de recibir orientación, puede terminar manifestando algo distinto a lo que realmente desea. Esa es la manera del ego, cuando su comportamiento es reactivo, sin conciencia y sin conexión con su Ser Superior. Espere a que Dios le guíe y siempre resultará perfecto, incluso a veces un camino mejor que el que originalmente había imaginado.

Actúe de acuerdo a su conocimiento intuitivo. Puede saber que proviene del Espíritu porque el amor estará presente. Esto significa aceptar sin juzgar. Y sin emociones negativas como el miedo o el odio, que son las resistencias contra lo que existe; ¡aquello que usted está creando! Usted puede ser guiado a las fuentes de información que le ayudarán a actuar con mayor eficacia.

Entonces hágalo, el primer paso, la primera comunicación. Marque el paso y aprenda de sus experiencias en manifestar lo que quiere. El espíritu ofrecerá esas oportunidades de aprendizaje (a veces pueden parecer "errores") como parte de su conexión continua con su verdadero omnisciente Ser Superior.

He aquí un ejemplo imaginario de cómo un hombre puede aprender a mejorar su situación con mayor conciencia. Tal vez desea mejorar la relación con su hija, ya que con frecuencia discuten y pelean. Él la quiere mucho, pero la mayoría de las veces ella es odiosa y rebelde.

Él quiere cambiar la situación para crear una mejor realidad en todos los niveles de su ser. Antes pensaba que todo tenía que ver con lo que ella hacía, sin asumir su propia responsabilidad. Pero esta vez lo consulta con su Ser Superior. Que simplemente lo orienta para que sea más cariñoso con su hija. Esto probablemente es un poco una sorpresa, porque él piensa que es "cariñoso" y tiene buena comunicación, pero ahora se da cuenta de que quizás aquí haya algo que aprender.

Digamos que de acuerdo con su guía, el hombre en nuestro ejemplo ha adquirido esta información y quiere relacionarse con su hija de forma más amorosa, ya que se ha dado cuenta que es su verdad. Él le pregunta a su hija cómo le ha ido en la escuela y ella responde: "No es de tu incumbencia". Normalmente habría despotricado, "Es muy de mi incumbencia" y se habría enojado, pero esta vez no la invalida o juzga que está equivocada. Él sólo dice "Está bien, lo entiendo". Ella se sorprende. Su sentimiento es que él se preocupa mucho por ella. Funcionó de acuerdo a las directrices del curso y también en relación a su verdad interior. Ella está un poco sorprendida y dice: "¿Ah, sí?", pero se ha logrado un pequeño avance; que de seguir en este camino, poco a poco mejorará su relación y ella será mucho más feliz.

Hay contrariedades pero aprende de ellas, son valiosas a su manera. Realmente aprende acerca de sí mismo, acerca de ser capaz de responder como él mismo, en lugar de reaccionar de acuerdo a los habituales patrones aprendidos; acerca de cómo ser verdadero "en el momento." Pero a veces es difícil, como cuando ella le dice que está celosa de su relación con su madre. En lugar de reconocerlo como un comentario honesto y valiente, explota y le dice que no sea ridícula. Un paso atrás. Más tarde, al recapacitar sobre lo que sucedió, se da cuenta de que en realidad está bastante celoso de la relación entre la madre y la hija, ya que ellas siempre están más cerca. Es por eso que le provocaba una reacción a él. Los comentarios de su hija correspondían con sus propios sentimientos reprimidos y lo condujeron a reaccionar de forma inconsciente.

Entonces, ¿cuál es el verdadero problema? Inseguridad en la relación con su esposa, tal vez. Una creencia conduce a sentirse de cierta manera que entonces provoca un comportamiento, y este contexto da lugar a nuevos pensamientos e interpretaciones y la situación se sale de nuestras manos. La relación con su hija se ha deteriorado como consecuencia de sus propios sentimientos de inseguridad y los celos por la cercanía entre la madre y la hija, algo de lo que él antes no había sido consciente.

¿Qué creencias conducían su sentimiento de inseguridad? Esas cosas tienden a estar bastante reprimidas; las mantenemos ocultas desde hace tiempo para evitar enfrentar las cuestiones que son demasiado difíciles de aceptar.

El quid de la cuestión es que el hombre creía que las mujeres eran demasiado imprevisibles emocionalmente como para confiar en ellas. En el pasado tuvo un par de experiencias dolorosas que lo llevaron a creerlo; generalizó su creencia y se la aplicó a todas las mujeres, incluyendo a su esposa. Al revisar su historia ahora puede ver que él también creó las experiencias anteriores y encontró otra creencia que estaba detrás de ésta.

Según fue destapando estas creencias, en el fondo encontró algunas verdades hermosas; simples, como son siempre las verdades, como su naturaleza amorosa fundamental. Esa también es la naturaleza de cada uno de nosotros, nuestra espiritualidad. El amor expresado como voluntad creativa. El amor se distorsiona por nuestras estructuras mentales, conflictos en un espectro de emociones dolorosas y comportamientos contraproducentes que la mayoría de las personas experimentan con frecuencia, o los ocultan para vivir dentro de límites "seguros" para que no se activen. Pero realmente nosotros creamos la experiencia, que es reflejo de lo que está pasando en nosotros. A escala de conciencia de grupo, se extiende a los acontecimientos mundiales.

Con el aprendizaje, obtenido a partir de experimentar conscientemente y estar abiertos a ser guiados desde el Espíritu, uno se vuelve más iluminado; de hecho, los milagros pueden suceder. Con claridad, la vida se vuelve mucho más simple y abierta a la influencia creativa.

Una corresponsal, Saikoun, me hizo ver que la experiencia de la "identidad humana" con la que todos estamos tan familiarizados, es de hecho un velo, una proyección, de ninguna manera una verdad. Es un hábito que adquirimos en la infancia temprana. Ciertamente, se puede aprovechar lo máximo y tener una "buena experiencia de vida" con el velo puesto. Y ciertamente uno puede decidir que el velo representa una verdad y asumir las limitaciones resultantes. Sin embargo, la verdad es que no hay separación y usted tiene acceso consciente a la forma en que está creando su realidad en cada momento. Eso es el todo, la "identidad humana" es un subconjunto. Uno queda encerrado en ese punto de vista, si uno así lo escoge.

Estoy de acuerdo con ella; también creo que estamos aquí para experimentar la vida a nivel físico y también comprendernos desde ese punto de vista. La experiencia humana no es algo a rechazar o aliviar; es un gran privilegio. Somos "el hombre de los cielos", no hay un "ahí arriba" y "aquí abajo" -la física y la metafísica son una- nosotros simplemente somos todo ello.

Espíritu-mente-cuerpo-emociones-el mundo; se trata de un círculo, una plenitud. Estamos todos conectados. Porque el espíritu es de la misma naturaleza que la información, no tiene límites de espacio y tiempo, las creencias de unos pocos seres conscientes influyen en la conciencia grupal de La Humanidad; o quizás debería decir la inconsciencia grupal, dado que aquí se expresa relativamente poca voluntad consciente, pero el inconsciente todavía responde. Siento que hay un llamado a despertar en el presente de este planeta y las cosas están cambiando; podría haber un aumento exponencial en la expresión de nuestra verdadera naturaleza -el Amor- en nuestro mundo. Corresponde a cada quien hacer su parte.

"Cuando amamos, somos el universo y el universo vive en nosotros" - O. Pirmez