Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


8. Pensamiento - Sentimiento - Acción

Hay un modelo sencillo que me parece útil para entender el funcionamiento de la mente. En pocas palabras, nuestras creencias y consideraciones son las que conducen las emociones y el comportamiento que resulta. Los pensamientos que pasan por nuestra mente, los difíciles en particular, pueden estimular una reacción emocional desagradable o contraproducente, lo que resulta en un comportamiento que no es de nuestro mejor interés.

Estos pensamientos se derivan de momentos en los que parecían la mejor solución para tratar las circunstancias, y que pudieron ser un acuerdo con una fuerza dominante, autoritaria o persuasiva; o se derivan del resultado de un episodio exitoso o fracasado de nuestra vida. Si las circunstancias originales fueron desagradables y duele pensar en ellas, se reprimen los pensamientos, decisiones y propósitos que las acompañan, pero siguen operando subconscientemente.

Cuando salen a la luz, es evidente que los pensamientos están afectando innecesariamente la vida presente. La excesiva generalización, exageración, negatividad, falsa suposición o intolerancia, frecuentemente no resisten una revisión racional. En el desarrollo personal se puede aprender a tomar conciencia de estos pensamientos y examinarlos de forma objetiva. Podemos ser más conscientes del momento presente y, por tanto, actuar (en lugar de reaccionar) de una forma que es emocionalmente más inteligente.

"Estar en el momento" significa observar conscientemente del ahora, en lugar de quedar atrapados por pensamientos que mantienen un vínculo con el tiempo: recuerdos pasados y expectativas futuras.

La ruta para encontrar las creencias es reconocer la situación o circunstancia que desencadena los sentimientos no deseados y el posterior comportamiento; y, a continuación, ver cuales son los pensamientos subyacentes que conducen a esa reacción. La mayoría de las veces estos son fugaces y subconscientes, ya que están asociados con experiencias dolorosas, o porque han sido instalados desde hace mucho tiempo en la mente como aparente solución segura a las situaciones de la vida y, por tanto, se dan por sentados; "incorporados" como parte de la propia identidad. Normalmente usted no se da cuenta de lo que está siendo.

Encontrar el patrón de pensamiento subyacente, por lo tanto, es crucial para resolver nuestras reacciones conflictivas, y cuando se revisa a la luz de una mirada objetiva, se produce un gran alivio, porque la decisión -y las creencias que lo rodean- normalmente pueden ser cambiadas con facilidad.

La forma en que funciona es la siguiente: Como resultado de una experiencia, una mujer toma una decisión o intención para el futuro, tal como "los hombres son unos desgraciados egoístas, no puedo confiar en ellos", y se convierte en parte de su sistema de creencias. Debido a que la experiencia fue dolorosa, se reprime junto con la correspondiente decisión, pero ambas siguen en la mente y continúan teniendo influencia. Cuando la experiencia del pasado es reestimulada por una situación similar en el presente, se utiliza la vieja decisión. La cinta se reproduce inconscientemente. La decisión pudo parecer pertinente y apropiada en la situación original, pero probablemente no es adecuada en el momento presente; por tanto, es irracional y algo torpe, es decir, puede contener una suposición o generalización que produce intolerancia o negatividad.

La situación presente se interpreta de acuerdo con esas viejas creencias e ideas fijas -a las que nos aferramos, porque sentimos que nos sirven- y en consecuencia generamos emociones desagradables (tristeza, miedo, antagonismo, ira, etc.), que entonces nos conducen a comportarnos de una manera inadecuada y contraproducente, en vez de la forma adecuada y estimulante que alienta una interpretación racional y objetiva.

Usted no es responsable de todo lo que le sucede (aunque a menudo puede contribuir a ello). Sin embargo, usted es responsable de cómo reacciona ante esos acontecimientos. ¿Cómo experimentarlos y avanzar desde ahí? Su reacción tiene tres facetas:

  • Reacción mental: cómo interpreta la situación, que a menudo es una repetición de cosas viejas que ha integrado como parte de su identidad.
  • Reacción emocional: proviene de su interpretación, aquello por lo que se siente feliz, enojado, triste o frustrado.
  • Comportamiento reactivo: basado en sus sentimientos usted actúa de una manera determinada; como saltar de alegría, escapar a la mayor brevedad posible, o pegarle en la nariz a un tipo.
Podría parecer que las circunstancias causaron su reacción emocional, o incluso que causaron su comportamiento. Así que, si su novia critica su comportamiento, puede que se enoje y se vaya del restaurante. Más tarde, usted puede sentir que su novia le hizo enojar o que tuvo que abandonar el restaurante por culpa de ella. Pero realmente la causa del conflicto fue su creencia de que nadie tiene derecho a cuestionar su actitud, como podría ser su costumbre de masticar con la boca abierta. "Señalarme eso es intolerable".

Así que usted creó su propia reacción con lo que usted pensó. Pudo haber sido instantáneo y por debajo del nivel de su conciencia, pero dentro suyo hay una voz que le dice esas cosas. Sin embargo, en realidad tenía otras opciones. Podría haber escuchado y entendido su punto de vista; entonces todavía tendría novia y habría aprendido algo útil. Y su novia habría renovado el respeto y amor por usted.

Su voz interior le puede meter en un montón de problemas, o puede crear una actitud positiva que cambie la experiencia de su vida. El secreto es mantenerse en el momento para permanecer consciente, y reconocer su voz cuando reproduce viejas cintas y habla sin sentido; cuando está siendo intolerante, exagerando o reaccionando en exceso.

Usted está hecho de amor; cuando sus pensamientos son críticos y se resiste a lo que es, entonces puede reconocer que usted no es su yo verdadero. Así que mi consejo es: si no es amor, DETÉNGASE y reflexione.