Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Indice


next

Combatir las distorsiones




La mejor forma de darse cuenta que usted está utilizando una forma de pensar distorsionada, es mediante la presencia de emociones negativas, como el nerviosismo, fastidio, frustración o irritación. Usted se siente enojado consigo mismo; repite sus preocupaciones una y otra vez como un disco rayado, se da cuenta que le surgen conflictos con amigos y familiares. Es momento de enfocarse en lo que está pensando.

La falsa lógica está en la raíz de muchos errores de pensamiento y de una gran cantidad de dolor humano. Los seres humanos actuamos bajo toda clase de creencias ocultas que se convierten en reglas (premisas importantes) en relación a las cuales son evaluadas las experiencias, y en las que finalmente se basan las conclusiones. Si la premisa está equivocada, entonces la conclusión resultante será errónea. Por ejemplo, la creencia de que “toda crítica se realiza con el afán de herir”, es una generalización. Cuando la persona es criticada, asume que la crítica está tratando de herirla, cuando por el contrario, ésta pudo haberle beneficiado. Algunas otras creencias de este tipo son: “los errores son intolerables”, “si soy rechazado, estaré arruinado”, “la gente no es confiable”, y por supuesto, hay muchas más.

La mayoría de las personas creen en mantener reglas como estas, pero generalmente dan como resultado interpretaciones equivocadas; decisiones y acciones pobres; baja auotoestima y emociones estresantes. Éstas se originaron al final de una experiencia traumática, cuando parecieron tener sentido como soluciones seguras ante una situación de amenaza a la supervivencia. La decisión se reprime junto con la memoria del evento, pero vuelve a la superficie con el pensamiento automático.

Para empezar a combatir sus distorsiones, usted debe recordar algún momento en el que haya experimentado una emoción dolorosa, o haya estado en el centro de algún conflicto interpersonal.

  • En primer lugar, identifique la emoción que sintió.
  • Describa su situación. Pregúntese: “¿qué considero verdadero de situaciones como esta?”, “¿qué pensó del evento, durante y después del mismo?”.
  • Posteriormente, reconozca la distorsión o falacia en el pensamiento.
  • Finalmente, reestructure su creencia tomando en cuenta la distorsión descubierta.
La siguiente sección le ayudará a identificar con facilidad el tipo de distorsiones e irracionalidades que pueden causar emociones dolorosas.