Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Indice


next

16 Tipos de Distorsiones del Pensamiento




DISTORSIONES DEL PENSAMIENTO:

  1. Visión de Túnel
  2. Pensamiento Fatalista
  3. Pensamiento Maniqueo
  4. Generalización
  5. Suposición
  6. Proyección
  7. Pensamiento negativo
  8. Referido a sí mismo
  9. Culpa
  10. Injusticia
  11. Razonamiento emocional
  12. Manipulación
  13. Deber
  14. Debo tener la razón
  15. Recompensa del cielo
  16. La vida color de rosa


DISTORSIONES DEL PENSAMIENTO

1. Visión de túnel

Ejemplo: “Imagino que será otra fiesta aburrida”.

Es una actitud atascada en un surco. En particular, usted busca aquello que le confirme su miedo o prejuicio, lo recuerda del pasado y lo espera en el futuro. Ignora otros puntos de vista o la posibilidad de otras soluciones alternativas.

Δ

2. Pensamiento Fatalista

Ejemplo: “No soporto viajar en estos horribles autobuses”.

Esta actitud está hablando de que es inaceptable que las cosas no sean como usted prefiere que sean. Toma el aspecto negativo de una situación y lo magnifica. Para poder manejar esto, reconozca cuando use las palabras: terrible, horrible, repugnante, vergonzoso, etc., y particularmente la frase, “No soporto”. Racionalice estas palabras.

Δ

3. Pensamiento Maniqueo

Ejemplo: “O estás conmigo o en mi contra”.

Las cosas son blancas o negras, maravillosas o terribles, un gran éxito o una falla total; brillantemente inteligentes o realmente estúpidas; una certeza o un misterio completo; amigo o enemigo; amor u odio; no hay punto medio, no se puede mejorar y no hay lugar para equivocaciones. Los juicios sobre uno mismo y sobre otros, se desencadenan y se reactivan con facilidad, y oscilan de un extremo emocional a otro. Es importante recordar que los seres humanos somos demasiado complejos para ser reducidos a juicios dicotómicos, y que todas nuestras cualidades se ubican en un abanico que contiene elementos de ambos extremos.

Δ

4. Generalización

Ejemplo: Después de un juego mediocre, “Nunca seré bueno en el tenis”.

En esta distorsión usted hace una conclusión amplia y generalizada, usualmente en forma de afirmaciones o declaraciones absolutas, basadas sólo en una parte de la evidencia. Si algo malo pasa una vez, usted espera que pase una y otra vez. Si alguien muestra evidencia de un rasgo negativo, esto se exagera y se convierte en un juicio general. Esto conduce inevitablemente a una vida más y más restringida, y su visión del mundo se vuelve estereotipada. Las palabras clave que pueden indicar que usted está sobregeneralizando son: todo, cada, ninguno, siempre, todos y nadie. Para ser más flexible, utilice palabras como: puede, a veces y usualmente, y sea particularmente sensible al hacer pronósticos absolutos respecto al futuro, tales como “Nadie me amará”, porque pueden convertirse en profecías autocumplidas.

Δ

5. Suposición

Ejemplo: “Nada puede cambiar la manera en que me siento”.

Suponer, presupone conocimiento que usted no tiene. La suposición es a menudo una creencia popular que se ha adoptado sin considerar su fundamento con hechos, como “Ahora que tengo cuarenta, todo lo que sigue es deterioro”. La toma de decisiones en base a supuestos puede originar desastres, como cuando un ejecutivo asume que un nuevo producto se venderá bien, sin haber hecho estudios de mercado. A menudo, dar las cosas por hecho, causa que las personas no vean las posibles soluciones, asumiendo que nadie les puede ayudar; un matrimonio que va hacia la ruptura, podría buscar asesoría. Pregúntese: ¿Qué le lleva a creer esto? ¿Por qué hacerlo de esta manera? ¿Quién dice? ¿Qué alternativas hay? ¿Qué pasaría si lo hace? ¿Qué pasaría si no?

En la práctica, todos seguimos en el negocio de la vida en base a “mapas” del mundo que hemos dado por ciertos, que no hemos probado y que a menudo no podemos probar. Para completar la experiencia personal, absorbemos un flujo constante de informes, descripciones, juicios, inferencias y suposiciones procedentes de una multitud de fuentes. De esta abundancia de información almacenada, usted construye un “modelo” mental del mundo y su funcionamiento que, literalmente, se convierte en su visión del mundo. Sin embargo, las personas varían considerablemente en el tamaño de su desinformación y en el grado en que buscan activamente nueva información. Dese la oportunidad de corregir o actualizar sus modelos mentales, y exponerse a nuevas experiencias.

Δ

6. Proyección

Ejemplo: “Yo sé que no le gusto”.

Hacer falsas suposiciones sobre lo que creen otras personal depende de un proceso que se llama proyección. Es como leer la mente al poner palabras en la boca de los demás. Imagina que la gente se siente y reacciona a las cosas de la misma manera que usted. Si se enoja cuando alguien llega tarde, asume que los otros se sentirán de la misma manera hacia usted en esa situación. Si no se gusta a sí mismo, asume que los otros piensan de esa manera. La respuesta es no sacar conclusiones acerca de lo que los otros piensan y sienten.

Δ

7. Pensamiento negativo

Ejemplo: “No nos hemos visto desde hace un par de días, pienso que la relación se está acabando”.

Usted lee un artículo en el periódico acerca de una desgracia y piensa que eso mismo le podría pasar. Predecir consecuencias negativas es una defensa, para protegerlo de una decepción al esperar lo peor. Considere: ¿cuáles son las probabilidades de que esto suceda?

Δ

8. Referido a sí mismo

Ejemplo: “Pocas personas aquí parecen ser tan listas como yo”..

Este es el hábito de referir todo lo que le rodea a sí mismo y pensar que la gente lo debe estar juzgando, o pensar que todo lo que hacen o dicen se relaciona con algo acerca de usted. Es el hábito de compararse continuamente con otras personas, basado en asumir que su valía es cuestionable. Por lo tanto, está continuamente obligado a probarse como persona mediante la comparación con otros. Si usted resulta ser mejor, tendrá un momento de alivio, si falló, se sentirá disminuido. Su valía no depende de ser mejor que los otros, así que ¿para qué entrar en el juego de las comparaciones?

Δ

9. Culpa

Ejemplo: “Es tu culpa que tengamos esta deuda”.

Si se ve a sí mismo como controlado externamente, se ve como un desamparado, una víctima del destino o “del sistema”. Usted no puede creer que puede modificar su vida, y mucho menos hacer alguna diferencia en el mundo, por lo que intenta manipular a los otros para que cuiden de sus intereses. Así hay alguien a quien culpar, responsable de su dolor, pérdida o fracaso. La realidad es que constantemente tomamos decisiones, y cada decisión afecta y conduce nuestras vidas. Es su responsabilidad hacer valer sus necesidades, decir no, o ir a otro lugar para conseguir lo que quiere. De alguna manera somos responsables de casi todo lo que nos sucede, incluidas nuestra angustia e infelicidad. Asumir la responsabilidad significa aceptar las consecuencias de sus propias decisiones. Pregúntese: “¿Qué decisiones he tomado que dieron como resultado esta situación? ¿Qué decisiones puedo tomar ahora para cambiarlo?”

La distorsión contraria también es muy común. La falacia de que se hace responsable por el dolor o la felicidad de todos los que le rodean. Carga el mundo en su hombros. Usted tiene que corregir todos los errores, cubrir todas las necesidades y curar todas las heridas; si no, usted se siente culpable y se culpa a sí mismo. Culparse a sí mismo significa sentirse impotente si las cosas van mal. Desde este punto de vista, usted es muy fácil de manipular. La clave para superar esta falacia, es reconocer que cada persona es responsable de sí misma. Asumir su responsabilidad no implica que usted sea responsable de lo que le sucede a los demás. Recuerde que parte del respeto por los demás, incluye el respeto a su capacidad para superar o aceptar su propio dolor, tomar sus propias decisiones y estar en control de sus propias vidas.

Δ

10. Injusticia

Ejemplo: “No es justo, me debería invitar a salir más a menudo”..

Considerar que algo es injusto, se origina en el resentimiento porque la otra persona no quiere o prefiere lo mismo que usted, o que los acontecimientos no resultan en su favor. La persona se encierra en su propio punto de vista con una sensación de resentimiento cada vez mayor. Sea honesto con usted y con la otra persona. Diga lo que quiere o prefiere, sin creer la falacia de la injusticia: que la gente y las situaciones no deben ser de la forma en que son.

Δ

11. Razonamiento emocional

Ejemplo: 'Me siento deprimida, la vida no tiene sentido”.

Usted cree que lo que siente debe ser cierto, automáticamente. Si se siente estúpido, se debe a su falta de inteligencia. Si se siente culpable, debe haber hecho algo malo. Si está enojado, es que alguien se debe haber aprovechado de usted. Sin embargo no existe nada automáticamente cierto sobre lo que usted siente; sus sentimientos pueden engañarle, ya que pueden estar basados en ideas falsas. Si sus sentimientos provienen de pensamientos distorsionados, entonces no tendrán ninguna validez. Por lo tanto, sea escéptico acerca de sus sentimientos y examínelos tal como haría antes de comprar un automóvil usado.

Δ

12. Manipulación

Ejemplo: “Si tuviéramos sexo más a menudo, sería más cariñoso”.

La única persona que usted realmente puede controlar o que tiene una gran esperanza de cambiar, es usted mismo. Cuando presiona a que la gente cambie, les obliga a ser diferentes para su propio beneficio. Las estrategias para manipular a los otros incluyen culpar, demandar, retener e intercambiar, con el fin de que los otros se sientan obligados. El resultado habitual es que la otra persona se sienta atacada o presionada, y se resista a cambiar en absoluto, o sienta resentimiento si lo hace. La mentira que subyace en este modo de pensamiento, es que su felicidad depende de controlar el comportamiento de los demás. En realidad, su felicidad depende de los muchos miles de grandes y pequeñas decisiones que usted toma a lo largo de su vida.

Δ

13. Deber

Ejemplo: “Usted nunca debe hacerle a la gente preguntas personales”.

En esta distorsión, usted opera a partir de una lista de normas rígidas acerca de cómo usted y otras personas deben actuar. Las reglas son ciertas e indiscutibles. Cualquier desviación de sus valores particulares o normas, sería grave. Como resultado, usted a menudo se encuentra en la posición de juzgar o encontrar faltas. Las personas le irritan porque no actúan o piensan correctamente. Tienen características inaceptables, y sus hábitos y opiniones hacen que sea difícil tolerarlas. Ellos deberían conocer las normas y seguirlas. Por supuesto, la respuesta es observar que en cada persona existe una singularidad: con sus necesidades particulares, limitaciones, miedos y placeres, y en consecuencia, diferentes valores. Los valores personales son justamente eso, personales.

Usted también padece por sus propios deberes (o sus negativos). Se siente obligado a hacer algo o ser de cierta manera y se siente culpable si no, pero nunca se ha molestado en preguntarse objetivamente si esto realmente tiene sentido. Algunas personas se maltratan a sí mismas constantemente por ser incompetentes, insensibles, estúpidas, demasiado emocionales, etc. Siempre están listas para sentirse equivocadas. La psiquiatra Karen Horney llamó a esto la “Tiranía de los deberes”.

Δ

14. Debo tener la razón

Ejemplo: “He estado haciendo esto por más tiempo que usted, así que sé de lo que estoy hablando”.

En esta distorsión, por lo general usted está a la defensiva, con necesidad de demostrarse a sí mismo y a los otros que sus opiniones, suposiciones y acciones, son todas correctas. ¡Usted nunca comete errores! Si usted tiene que tener la razón, no escucha, no puede permitírselo, escuchar podría revelar que a veces está equivocado. Sus opiniones suelen cambiar, porque si los hechos no encajan con lo que usted cree, prefiere ignorarlos. Esta actitud termina por aislarlo, porque tener la razón le parece más importante que mantener una relación honesta y atenta.

La clave para superar la obsesión por tener la razón, es ser un escucha activo, asegurándose de que realmente ha entendido lo que le han dicho, apreciando el punto de vista del otro y lo que puede aprender de ello, que es más constructivo que esforzarse en elaborar réplicas y ataques. Recuerde que las otras personas creen lo que están diciendo tanto como usted, y no siempre hay una sóla respuesta correcta.

Δ

15. Recompensa del cielo

Ejemplo: “He trabajado duro en la crianza de estos chicos, y gracias al cielo mira lo que he logrado”.

This distorted thinking style accepts pain and unhappiness because "those who do good are rewarded in the end". You expect all your sacrifice and self-denial to pay off, as if there was someone keeping score. You feel hostile and bitter when the reward doesn't come. In reality the reward is now. Your relationship, your progress toward your goals, and the care you give to those you love, should be intrinsically rewarding. If not, you need to rearrange your activities to provide some here-and-now reward, dropping or sharing the activities that chronically drain you - Heaven is a long way off and you can get very tired waiting.

Δ

16. La vida color de rosa

Ejemplo: “Si tengo la intención de que todo vaya bien, estoy seguro de que así será”.

A menudo, esto es producto más del deseo que de una verdadera voluntad respaldada por acciones. En cierto modo, uno está fuera de contacto con la realidad. La forma extrema de esta distorsión se encuentra en la manía. Aquí tratamos con un fenómeno menor: exceso de confianza, falta de planeación en caso de fracaso (no hay plan B o Z), exceso de euforia, autoestima que no se basa en habilidades, desatención a los peligros, y muchos otros. La sabiduría conlleva una medida de precaución basada en la experiencia.

La mejor manera de identificar Las distorsiones de Pensamiento en la vida cotidiana, es tomar nota de las distorsiones que encuentre en un día, y darse cuenta de cuando las padecen otros o ¡usted mismo!

Con frecuencia, se mezclan varias distorsiones en una afirmación, o una afirmación se relaciona con varias categorías de Distorsión. Estas comúnmente son Racionalizaciones, es decir, posibles explicaciones, excusas o justificaciones, que de hecho hacen caso omiso o esquivan la cuestión verdadera. Por ejemplo. “No tengo que trabajar duro en este empleo, porque nadie más lo hace”, es una suposición, una generalización, pensamiento negativo, visión de túnel, proyección, y así sucesivamente.