Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Indice


next

Filtrado




Cuando las memorias son recordadas por el adulto, en potencia hay una gran masa de información que puede ser traída a la conciencia, así que, para hacerla manejable se lleva a cabo un proceso de filtraje que selecciona el material que debe ser atendido por la conciencia. El material es reconocido; su relevancia, valor e importancia sopesados; lo más relevante es llevado a la superficie por el “meta-programador” para que sea atendido por la conciencia. Por lo tanto, el adulto estará filtrando la información de esta manera cuando intente recordar experiencias tempranas.

Al estar acostumbrado a las representaciones de un adulto, puede fallar en reconocer la manera en la que fueron almacenadas las experiencias de la infancia, así que filtra inconscientemente la información relacionada a los recuerdos kinestésicos, emocionales y de percepción auditiva, como si estos fueran irrelevantes. También, el proceso de filtrado es sujeto de los miedos del ego y los prejuicios del superego.

Por estas razones es necesario poner particular atención a las experiencias “sentidas” y revisarlas en varias ocasiones, para que toda la información sujeta a inspección pueda ser reevaluada desde el punto de vista del adulto. Cuando el sentimiento de la persona (en el lado derecho del cerebro) pueda ser evaluado a conciencia, podrá entonces describirse y ser clasificado cognitivamente por el lado izquierdo del cerebro, lo que permitirá que se libere el bloqueo. La persona, al hacer esto, probablemente se dé cuenta de lo irracional que eran las creencias alojadas en la raíz de sus emociones: esa manera distorsionada de pensar, sobre-generalizando y exagerando ideas equivocadas basadas en falsas asunciones e ideas fijas, o un comportamiento manipulado debido a los deberes asumidos; deberes que le fueron impuestos.

Los incidentes se hacen evidentes cuando su contenido, especialmente una decisión irracional, está afectando las emociones y el comportamiento del individuo en el presente, porque ha sido reactivada y domina su atención. Al revisar el incidente más reciente a conciencia, la persona es capaz de reexperimentar todas las percepciones, pensamientos y emociones originales, para a su vez reexperimentar su comportamiento y perspectiva en el momento. Cuando la persona se siente cómoda y capaz de aceptar el incidente por completo (que puede tomar varias sesiones que irán descubriendo información de manera progresiva), se produce en consecuencia la remoción de la carga asociada a la experiencia, de tal manera que ya no encubre el incidente previo en la secuencia y así pueda ser seguida en retroceso hasta identificar la raíz de incidente original.

Cuando se descubre la primera intención, toda la secuencia se libera de su carga. El individuo puede por primera vez ver con claridad, por que llegó a conclusiones tan irracionales. La impronta queda “eliminada” y pierde su capacidad de vulnerar el pensamiento de la persona. El ciclo de la acción se puede concluir y se recupera la autodeterminación en la toma de decisiones nuevas.

El principio que aplica aquí, y en el análisis de toda la Psicología Transformacional, es que si se mira una experiencia traumática o una situación problemática, minuciosamente y con honestidad, las falsedades y mentiras en la percepción que tiene la persona de éstas, se volverán aparentes y la irracionalidad quedará “eliminada”.

Del mismo modo, al exagerar deliberadamente y con autodeterminación un patrón de conducta o modo de pensar que normalmente es un mecanismo automático (es decir, un programa automático en respuesta condicionada al medio ambiente o a estímulos mentales), se expondrá el mecanismo para inspeccionarlo y quedará eliminado.