Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Indice


next

Estados Télicos y Paratélicos




El término “estado”, en psicología, se utiliza para describir algo acerca de una persona en un determinado momento en el tiempo. Los Estados pueden cambiar rápidamente, pueden durar diferentes periodos de tiempo (unos segundos, o días) y pueden verse afectados por estímulos ambientales, intercambios personales, procesos cognitivos, cambios biológicos y motivaciones. Hay miles de adjetivos que pueden utilizarse para caracterizar a una persona en su estado actual, tales como “enojado”, “miedoso”, “aburrido”, “serio”, “emocionado”, “en búsqueda” y muchos otros. Esto es claramente impráctico como esquema para comprender los procesos psicológicos; una mejor solución es buscar grupos de estados interrelacionados o comportamientos que son susceptibles, ya sea para la observación directa o para la medición psicométrica. Este modelo tendría que explicar por qué los individuos no permanecen en el mismo estado de excitación, sino introvertido o extrovertido, retraído o participativo, reflexivo o espontáneo.

Tomemos el ejemplo de una persona montada en una bicicleta: el comportamiento es el ciclismo, la meta es llegar a un lugar determinado. Si el ciclista tiene que llegar a trabajar a tiempo, su comportamiento elegido es para cumplir la meta (llegar), que está en primer plano, los medios para hacerlo quedan como secundarios. Este es un estado télico; la persona es de mentalidad seria, orientada a la planeación, y procura evitar la excitación.

La experiencia alternativa es que la conducta esté en primer plano y la meta de fondo; la persona puede simplemente disfrutar de la sensación del viento al pasar por su cabello, mientras pedalea al bajar una colina; a donde va es secundario. Este es un estado paratélico; la persona es lúdica, prefiere ser espontánea, está orientada al “aquí y ahora” (sólo persigue objetivos en la medida en que añaden satisfacción inmediata a la situación) y prefiere que la excitación sea alta, ya que es agradable.

Un comportamiento (ciclismo), puede estar asociado con estados de motivación contrastados (fines: cumplimiento de metas versus medios; satisfacción por el comportamiento), y el ciclista puede cambiar entre estos estados en diferentes ocasiones, o incluso varias veces durante un mismo paseo. Esto ayuda a explicar por qué las personas no buscan permanecer en un “seguro” término medio de excitación todo el tiempo, sino participar en la exploración, la curiosidad, la toma de riesgos, juego, arte, humor; porque a veces conducen a la consecución de un objetivo y, a veces, porque son agradables en sí mismos. El pensamiento neurótico o distorsionado, de alguna manera reduce el alcance y la flexibilidad de la experiencia debido a temer por sus consecuencias.

Eventos contingentes, es decir, reveses genuinos, pueden desencadenar una reversión de un estado paratélico de emoción agradable, a un desagradable estado télico de excitación o ansiedad, o puede ocurrir a la inversa si de repente las cosas van bien. La frustración que ocasiona el que las necesidades de la persona no estén satisfechas, puede ser causa de dicha inversión, y una persona puede llegar a estar saciada de un modo y estar cada vez más sensible a las señales que pueden activar una inversión.

La distinción entre los estados télicos y paratélicos se relaciona a muchas de las características de la motivación de la experiencia:

Motivaciones Télico Paratélico
Medios-fines Objetivos esenciales

Objetivos impuestos

Objetivos inevitables

Reactivo

Orientado a objetivos

Orientado a fines

Sin objetivos esenciales

Objetivos elegidos libremente

Objetivos evitables

Proactivo

Orientado al comportamiento

Orientado a procesos

Tiempo Desea completar

Orientado hacia el futuro

Previsor

Placer por la previsión

Desea prolongar

Orientado hacia el presente

Espontáneo

Placer por la sensación

Intensidad Prefiere alta racionalidad

Prefiere baja excitación

Prefiriere baja racionalidad

Prefiere alta excitación


Las variables psicológicas se deben centrar en la distinción entre los estados télicos y paratélicos en materia de la intensidad que sienten respecto a la excitación (el grado en que una persona se siente “agitada” o “despierta”) y el tono hedonista (el grado de placer experimentado). El siguiente diagrama ilustra esta relación:


Un estado de alta excitación, puede experimentarse como desagradable en el modo télico (ansiedad), o agradable en el paratélico (excitación). Un escalador puede disfrutar de su ascenso y sentirse realmente emocionado de estar cerca de la cumbre y de repente experimentar un ataque de pánico al recordar una caída repentina en circunstancias similares. De igual manera, sentir una excitación baja puede revertirse partiendo de una agradable relajación (en el modo de télico), a un desagradable aburrimiento (en el paratélico) cuando la persona se ha saciado con esa forma de estar y encuentra las circunstancias presentes poco estimulantes. Por lo tanto, una circunstancia se convierte en estresante cuando se obliga a la persona a estar en un modo de funcionamiento en el que preferiría no estar.

Un evento o situación (como el asalto a un banco o una inspección), que está asociado con un aumento de la excitación (es decir, uno que suele ser percibido como un evento “estresante”) es probable que se experimente como estresante sólo cuando uno se encuentra en el estado télico, y puede ser considerado como un desafío apasionante en el estado paratélico. Respuestas radicalmente diferentes a la misma situación. En términos de afectar el comportamiento y cogniciones que se esperarían para los individuos en estos diferentes estados mentales, para uno supondría ansiedad, evasión, resistencia y una gran variedad de estrategias defensivas para “sobrellevarlo”, mientras que el otro sería caracterizado por la emoción, regocijo, estrategias de “enfoque” y un sentido de desafío.

Así, los individuos predominantemente paratélicos tienen un umbral más alto para soportar el estrés provocado por la alta excitación; por otro lado, son más susceptibles al estrés provocado por una baja estimulación, y encontrarán estresantes las actividades monótonas y aburridas. Estos factores se examinarán con profundidad más adelante.