Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Indice


backnext

Los Tres Mundos




La habilidad de un niño para referirse a sí mismo, sus deseos y las presiones sociales de su entorno, requieren de poca habilidad sintáctica. Sin embargo esta función básica del lenguaje tiene profundos efectos. El dominio del lenguaje para expresar sentimientos y para cifrar comportamientos sociales deseables e indeseables para uno mismo, provee la motivación para avanzar a usos más elaborados del lenguaje; usos que requieren sintaxis. Hay áreas especiales en la corteza del cerebro relacionadas con el lenguaje que lo hacen posible. Pero esto no sucederá si no se desarrolla la conciencia propia del niño en su lucha por auto realizarse y auto expresarse, dotada por el Ser Superior.

La realidad abarca toda la existencia y todas las experiencias; esto puede dividirse en tres mundos. La realidad objetiva, es el mundo de los objetos y estados físicos, incluyendo el organismo humano. El segundo mundo es el de las experiencias subjetivas o estados de conciencia. La palabra “pensamiento” se refiere a una experiencia mental en un mundo propio, una experiencia personal subjetiva. En contraste, hay un tercer mundo, el mundo de la creatividad humana y la experiencia subjetiva compartida, el producto de procesos de pensamiento; la experiencia cultural subjetiva. En expresión lingüística, los procesos de ideas alcanzan un estado objetivo. Este es el mundo del conocimiento y la cultura hechos por el hombre, incluyendo el lenguaje.

El mediador de estos tres mundos es el Ser Superior, con la asistencia del cerebro. El mundo externo se percibe a través de los sentidos externos; la conciencia interna interpreta y manipula esta información, y codifica la comunicación con los otros a través del lenguaje y el comportamiento; esto se vuelve parte del mundo compartido. A través de esta interacción cíclica se desarrolla nuestra visión del mundo.

Una analogía atractiva, pero no más que una analogía, es considerar al cuerpo y al cerebro como una excelente computadora construida en base a codificación genética con un sistema operativo incorporado que ha sido creada por el proceso de la evolución biológica. El Ser es el programador de la computadora. Cada uno de nosotros, como programador, nace con su computadora en estado embrionario. Nosotros la desarrollamos a lo largo de la vida. Es nuestra compañera de vida en todas las operaciones. Interviene en los impulsos que entran y salen en relación al mundo, lo que incluye a otros Seres.

El pensamiento no-verbal debe existir en un nivel superior, incluso en referencia a una codificación verbal. Pero cualquiera que escribe, sabe que poner las ideas propias en palabras -para evaluarlas, clasificarlas y organizarlas- puede agudizar el pensamiento. La lengua es la marca distintiva sobresaliente del pensamiento y el comportamiento humanos.