Trans4mind
PSICOLOGÍA ● FILOSOFÍA ● ESPIRITUALIDAD
PARA  DESPERTAR  LA  CONCIENCIA  QUE  NOS  HACE  HUMANOS

Indice


next

El uso de biofeedback en análisis




El Medidor Galvánico de Resistencia de la piel (GSR, por sus siglas en inglés), se utiliza para el análisis en la Psicología Transformacional con el propósito de medir la carga energética que existe en la mente relacionado a cualquier tema que esté siendo examinado. El medidor mide la resistencia de la piel en el cuerpo, que varía rápidamente de acuerdo al grado de excitación del sistema nervioso autónomo, ya sea buscando enfrentar (“pelear') o alejarse (“huir”).

La lectura (basal) completa de la resistencia en la piel, a su vez le proporciona al analista información útil acerca del sujeto. Valores inferiores a 5K ohms (“2” en un medidor de Capacidad de control de balance) indican un alto nivel de excitación del cerebro, con alta ansiedad (estar abrumado) y concentrada introspección. En el otro extremo, los valores más altos que 25K ohms (“4” en el medidor de Capacidad) indican baja excitación y una mente retraída (estados disociados de baja concentración, limitación en el darse cuenta, no confrontación, sobre-reactivación, aburrimiento, fantasía, desconexión, apatía). Las lecturas entre estos extremos indican los progresos del cliente durante una de sesión de análisis.

Cuando el material reprimido está emergiendo (por ejemplo, material relacionado con la culpabilidad), la resistencia de la piel aumenta y el cliente experimenta sentimientos de tensión; esto es, si él está “en sesión”, interesado en su propio comportamiento, involucrado en sus sentimientos, en un modo de vivir paratélico, mejor que en un estado télico que sólo ve cifras. Luego, cuando el material reprimido emerge y la emoción negativa se descarga (a menudo ocasionando cierta ansiedad en el proceso, que con la ayuda del terapeuta se puede superar para poder confrontar el material), normalmente se produce una gran disminución de la resistencia en la piel y el cliente siente alivio.

Fuera de sesión, tal reactivación, si es leve, puede causar distanciamiento en un esfuerzo por retirarse y relajarse, pero cuando aumenta la reactivación, surgen ansiedad y tensión inevitables. El estado de retiro es relajado cuando es resultado del distanciamiento de preocupaciones mundanas o el abandono de la responsabilidad, o el retiro es experimentado como tenso cuando hay una incapacidad para hacer frente al material reprimido o a las circunstancias del momento. Involucrarse se experimenta con tensión cuando se enfrentan los problemas pero no se resuelven, o se convierte en relajado cuando hay una inspiración de insight y el bloqueo se elimina inmediatamente. Si lo que se enfrenta se vuelve abrumador, la excitación puede llegar a ser demasiado alta, y la persona tal vez vuelva a la retirada y el distanciamiento de nuevo.

El siguiente diagrama ilustra el estado de excitación del sistema nervioso autónomo, medido según es la resistencia en la piel, graficado en relación a la experiencia subjetiva de estar relajado o tenso:

Cuando se enfrenta la reactivación, la represión se disuelve con el darse cuenta. Cuando no es confrontada, distanciarse puede ser suficiente, pero si se obliga a una mayor confrontación, el resultado es ansiedad.

Un nivel de excitación alta puede ser agradable y emocionante, cuando una persona está relajada y se da cuenta, con excitación hemisférica integrada, tal como cuando se ha logrado un insight en consulta, o una alta excitación puede experimentarse como desagradable cuando existe tensión, el trauma está siendo reprimido y un hemisferio está más excitado que el otro. En un estado relajado y sin molestias, hay un aumento de la capacidad para el manejo de alta excitación proporcional a lo trascendente de material traumático.