Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Indice


backnext

Creatividad




La creatividad es un tipo especial de pensamiento que implica originalidad y fluidez; que rompe los modelos existentes e introduce algo nuevo. La creatividad puede aplicarse a la solución de problemas, en cuyo caso facilita la generación de una variedad de posibles soluciones en particular a los problemas que no tienen una sóla respuesta correcta. Alternativamente, esta forma productiva de pensar aplica al proceso de creación. Esto significa que el cerebro comprende una visión, dotado por un sistema que soluciona la tensión impuesta por la realidad que se opone a la visión deseada. Por lo tanto, la creatividad es algo que ocurre con frecuencia en la vida cotidiana, no algo limitado a los poetas, pintores y músicos. El proceso creativo suele suceder en éstas cuatro etapas:
  • Preparación - al considerar la situación, podemos ver que este es un proceso télico y paratélico, un juego en torno a ideas y consideraciones sobre su viabilidad. Al identificar el problema, cuestión, tema o visión, para saber lo que uno realmente quiere lograr, se provoca una reversión a la excitación paratélica (o a veces a la ansiedad télica; en particular si es una situación determinada-por-otro que debe resolverse).

  • Incubación - el asunto se plantea en el inconsciente. Si el acceso al inconsciente está bloqueado (por ejemplo, ansiedad), este recurso (el poder de procesamiento del cerebro completo) puede estar limitado o tardar en aparecer. Asimismo, dentro de la conciencia se compara la realidad con el resultado esperado para gestar la incubación y proporcionar más datos.

  • Iluminación - surgen ideas imaginativas de forma expontánea en la conciencia y la persona en el estado paratélico se pone a trabajar para hacerlas realidad.

  • Verificación - hay un retiro hacia la fase télica y se aterriza el resultado, que entonces es evaluado con respecto al objetivo o visualización. Si es necesario se repite el ciclo.
La clave está en la libertad para revertir hacia delante y hacia atrás entre los estados télicos y paratélicos, lo que requiere de una buena integración de los hemisferios derecho e izquierdo. El insight intuitivo se refuerza por la sincronía de los ritmos cerebrales entre los hemisferios excitados, que corresponde al estado de excitación paratélica. El individuo necesita ubicarse en el estado mental correcto antes de que el ser consciente se abra paso al inconsciente y permita que llegue la inspiración. De nuevo esto corresponde al estado paratélico de alta excitación, que facilita la buena comunicación, en especial con el hemisferio derecho y el sistema límbico, que es el procesador central del inconsciente. Los ritmos Alfa y las altas frecuencias se sincronizan en la corteza cerebral y acompañan el procesamiento del cerebro bajo; así, la excitación del “cerebro completo” facilita el proceso creativo.

Los poetas dicen que han sido “atrapados” por el acto creativo, o que han sido “poseídos”, y a veces “sacudidos” y “abrumados” por ello. Todo el lenguaje de la inspiración tiene que ver con la excitación; conducido por una fuerza extraña que actúa desde y a través del ser consciente, pero sin la voluntad del ego; una suerte de “canalización” que permite el hermoso flujo de la expresión. En verdad este es el cerebro total (integrado por completo), en un acto paratélico como herramienta transparente del Ser Superior.

Puesto de otra manera, esta es la Musa, una caprichosa dama paratélica. Jugamos con ella, la atraemos, y cuando llega, perdemos nuestro sentido del ser y nos quedamos absortos en las delicias que nos ofrece. Considere a un niño de tres o cuatro años: para él, la creación y el juego son la misma cosa; pinta, amasa o moldea un pedazo de arcilla por el simple gusto de la actividad en sí misma, y no carece de ideas. El adulto “pensante”, intenta inspirarse con mayor fuerza, y al hacerlo, pareciera que la aleja de su alcance.