Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Indice


backnext

Educación




En la educación formal en particular, donde a las técnicas relacionadas con la creación se les debería dar la máxima prioridad para que florecieran y se desarrollasen, hay muy poca comprensión de las estructuras de la mente responsables del pensamiento creativo y de la naturaleza de las estrategias de la enseñanza que facilitan su expresión. Después de los primeros años de escolarización, el sistema educativo parece estar dominado por el pensamiento télico, y totalmente en contra del estado paratélico.

Se enfatizan los aspectos de la creatividad relacionados con las etapas de preparación y verificación, pero se le hacen pocas concesiones a los estados paratélicos de gozo e iluminación, o para la expresión espontánea de sentimientos intensos. El editor pone las reglas, aunque a menudo el autor sea incapaz de crear algo que valga la pena editar.

Dado a que los exámenes son un asunto importante, el estudiante tiene un acercamiento a ellos en un estado altamente télico, y cualquier estado de excitación se experimenta con ansiedad; con todas las inhibiciones que esta puede provocar tanto en la memoria como en la expresión creativa. Dado a que son asuntos con tiempos determinados, que prácticamente excluyen la etapa de incubación, no es de extrañar que los resultado suelan ser estereotipados, con falta de imaginación y talento, sin fondo y sin llegar a conseguir soluciones originales. Así es como se les ha enseñado a los estudiantes a utilizar su mente, tal vez como un reflejo de los propios docentes, presionados por horarios estrictos y planes de estudio limitados.

Un resultado natural de este enfoque, es que los estudiantes están condicionados a temer por la posibilidad de cometer errores, exhibir su ignorancia o mostrar sentimientos. Este miedo provoca ansiedad télica que busca operar con baja excitación, por lo que entonces se aburren, empiezan a portarse mal, los profesores reaccionan con una mayor restricción y queda establecida la espiral negativa del aprendizaje.