Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Indice


backnext

Conciencia Dinámica




Conciencia “Dinámica” significa la capacidad de la persona de estar en el estado de atención adecuado para la tarea en curso. Gran parte del movimiento de la Nueva Era está sujeto al paradigma de lograr estados de conciencia “ideales”; en particular, un estado estático de conciencia del cerebro derecho, combinado con un estado de meditación predominantemente Alfa (relajado). Mientras que este estado tiene existencia objetiva y es diferente de los estados de conciencia experimentados por la mayoría de las personas la mayor parte del tiempo, es comparable a una fotografía fija de la película de la vida, o un punto detenido en el extremo de la oscilación de un péndulo. Sólo es un estado ideal para operar en determinados contextos; pero como la vida real no es estática, cambiamos continuamente de un contexto a otro, por lo que tenemos que ser capaces de adaptar nuestro estado de conciencia para ser eficientes en cada situación.

El verdadero significado de la “conciencia elevada” es la capacidad de alcanzar el estado de conciencia más adecuado para cualquier circunstancia, de forma rápida y por voluntad propia.

El principal sistema de señales en el cerebro es el motor-sensorial (primer programa), centrado en la parte inferior del cerebro, y controla las respuestas energéticas y sentimientos. Esto es común a todos los animales. El sistema secundario, propio del hombre, es gobernado por la corteza frontal y refleja los impulsos primarios en forma de representaciones simbólicas que pueden ser comunicadas. Nuestro nivel actual de conciencia está limitado básicamente a este segundo sistema.

La inteligencia se desarrolla desde la infancia en la forma descrita por Piaget, empezando con la etapa motor-sensorial desde el nacimiento. La etapa siguiente es pre-lógica intuitiva, en tanto el niño construye un segundo programa (emocional-territorial) y aprende la mejor manera de adaptarse al entorno. A la edad de cinco años, cuando va a la escuela, la construcción de imágenes concretas le permiten pensar constructivamente; luego, a los siete años de edad, se desarrollan el lenguaje y otros medios de análisis simbólicos del cerebro izquierdo (tercer programa semántico).

El mayor desarrollo de esta etapa de operaciones formales (dominadas por el cerebro izquierdo) parece que se interrumpe cuando se registra el cuarto programa (socio-sexual), ya que fija el escenario actual como el estatus quo. La educación continua y el desarrollo cognitivo, conducen a las operaciones postformales, en las que pueden ser sintetizados múltiples puntos de vista. Si se sigue desarrollando la inteligencia, se mueve hacia la integración del cerebro derecho e incluye las funciones del quinto programa (holístico): el regreso a un estado intuitivo, excepto que ahora sería una intuición madura.

Nuestro actual nivel de madurez es tal, que el nivel de señales de nuestro sistema secundario opera a sólo una cuarta parte de la velocidad de reacción del sistema primario. Esto significa que nuestro tipo peculiar de conciencia humana sólo puede existir por la inhibición activa del sistema inferior primario (límbico). Cuando el sistema secundario está apagado, como en la hipnosis y en estados de trance chamánico, el sistema primario es accesible al hipnotizador y a sus poderes, ocasionando fenómenos extraños. Pero esto no es poder auto dirigido, el individuo no se encuentra presente.

Debe encontrarse una forma de activar la conciencia primaria mientras nos encontramos en un nivel de integración normal, ya que de otra manera los centros superiores serían desbordados por la entrada de estímulos que no pueden ser procesados. Restringidos a operaciones formales realizadas lógicamente y en serie, estaríamos sobrellevando el presente de forma compulsiva y desesperada, incapaces de inhibir selectivamente las respuestas a los estímulos. Este es el estado que un experto de Kung Fu o Karate es capaz de alcanzar momentáneamente, a fin de proyectar un golpe con toda la fuerza del sistema motor-sensorial, y con el nivel de precisión sólo posible en este modo intensificado de agudeza sensorial. Una fracción de segundo, parecerá como varios segundos a esta velocidad de reacción.

Mientras la corteza superior se desarrolla aun más, también se da una mayor especialización y delegación de funciones con un mayor grado de integración en sincronía con longitudes de onda dominantes en todo el cerebro, de modo que el grado de inhibición de los centros primarios pueda reducirse para que en última instancia el sistema secundario de los centros superiores pueda integrarse plenamente con el modo motor-sensorial de conciencia. Con el desarrollo de la intuición madura de enfoque abierto, los centros superiores serán capaces de llevar a cabo muchas operaciones simultáneamente en paralelo; el pensamiento lineal se complementará por el lateralismo plenamente desarrollado.

El estado de Enfoque Abierto faculta a la persona a relajarse en un nivel Alfa elevado, de modo que se mantenga el vínculo con la mente-cuerpo (cortical-límbico). En el quinto programa (holístico) del estado de Enfoque Abierto, ahora es posible una nueva motivación del modo meta-télico. Esto es, mientras avanza el ciclo de aprendizaje de la relajación con una conciencia de la intención de acción ya existente a través de la reflexión a la acción, tiene lugar en paralelo la emoción con la integración de los riesgos y amenazas incorporados; es decir, no se produce ansiedad. En un sentido creativo, esto permite una visión que se debe conservar, y acciones creativas totalmente implicadas (alta excitación) que deben adoptarse para manifestar la visión simultáneamente.

Un repertorio completo de estados de conciencia se encuentra disponible, con la frecuencia dominante que va desde el estado de sueño de frecuencias Delta muy bajas; pasando por frecuencias de ensoñación Theta y frecuencias relajadas Alfa; hasta alcanzar la excitación más alta de frecuencias Beta, y la corteza funcionando en todo momento en rangos altos Beta. Esto le facilita a la mente estados de conciencia con el cuerpo-despierto, como los que se logran en los sueños “lúcidos” (controlados) y experiencias fuera del cuerpo (OOBE, por sus siglas en inglés). Ahora que ya se tiene acceso a todo el poder del cerebro derecho, se logran insights holísticos de “conciencia espiritual” y pensamiento lateral creativo.

Las técnicas que pueden desarrollar el cerebro a este nivel, son aquellas que tienden a aumentar la velocidad de los procesos mentales en niveles de frecuencia Beta -excitación del cerebro frontal- y que simultáneamente causan excitación sincronizada en las frecuencias Alfa, Theta y Delta más bajas, de modo que el sistema secundario de la corteza se integra con el sistema primario de la parte inferior del cerebro. Cuando se llega al estado de Enfoque Abierto, toda la potencia del sistema primario está disponible bajo el control de la corteza superior.

Si los problemas básicos no fueron tratados, el nivel de excitación cortical requerido no se puede alcanzar por la cantidad de material traumático que se reactivó y los sistemas de defensa que, al crear la división de la mente-cuerpo, impiden la integración de los hemisferios en adecuada sincronía. Sin embargo, cuando se logra el estado de Enfoque Abierto, se abren automáticamente los canales bloqueados restantes y ofrecen el potencial de funcionamiento óptimo en todos los programas.

Las aproximaciones para aumentar la conciencia a este nivel, se logran por el entrenamiento del cerebro con estímulos visuales y auditivos, creando ritmos cerebrales relajados Alpha y Theta, lentos pero firmes, (bien integrados, es decir, “sincrónicos”), estimulando al mismo tiempo las frecuencias altas Beta de la parte frontal del cerebro. Todo esto en sincronía.

Con un método pasivo de entrenamiento, que no involucre una aportación cognitiva a través de control biofeedback activo, el aumento en la integración hemisférica será sólo temporal. Para alcanzar un cambio permanente por las técnicas de entrenamiento con ondas cerebrales, es fundamental un enfoque de biofeedback activo, acompañado de ejercicios mentales adecuados.

Poco a poco se realizan los cambios; los centros del cerebro se adaptan físicamente a estas nuevas exigencias y las vías neuronales crecen para servir de puente a las rutas bloqueadas previamente. Mientras tanto se pueden manejar los problemas que surjan en análisis, por lo que el procedimiento es totalmente seguro e integrado. Las sesiones individuales aplicando este método avanzado de biofeedback (en inglés), están disponibles para los especialistas de la Psicología de la Transformación. Las técnicas descritas a lo largo de este libro son, sin embargo, prerrequisito indispensable para esta formación avanzada; y todo esto se puede hacer por su cuenta, en casa.